Rectoría

HNA, MARÍA VIRGINIA GONZÁLEZ PEÑA
HNA, MARÍA VIRGINIA GONZÁLEZ PEÑA

Hna. María Virginia González Peña

70 AÑOS TRAS LAS HUELLA DE MARIE POUSSEPIN

El paso del Señor por este claustro se hace presente en cada uno de ustedes queridos integrantes de la Comunidad Educativa 1951 – 2021.  

Gracias a su presencia, la vida sigue fluyendo día a día con la esperanza de un futuro mejor. Marie Poussepín sigue dejando su huella y se proyecta en el entusiasmo de las niñas, niños, jóvenes y tantas personas que día a día aportan su granito de arena en la construcción de esta obra que, desde sus inicios, responde al carisma de la Educación y Promoción Social  de tantos grupos de personas que se han formado integralmente, permitiendo el paso a la educación superior y una gran oportunidad en el campo laboral.

Quiero invitarlos A DAR GRACIAS por la historia vivida en estos 70 años, por  la Comunidad de Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación representada en tantas Religiosas que han pasado por el Instituto La Milagrosa dejando una huella imborrable en la construcción de esta obra, por tantas personas del ayer y del hoy  de la comunidad educativa, Estudiantes, Padres de Familia, Exalumnas, Docentes, Directivos, Administrativos, Operativos quienes, con su compromiso y entrega han vivido la misión que Dios les ha encomendado, dando lo mejor de sí y haciendo posible que el Instituto La Milagrosa continúe vivo.

En el contexto de la celebración de estos 70 años quiero invitar a cada una de las queridas familias del Instituto La Milagrosa a retomar algunas reflexiones que nos ha dado el Papa Francisco en la fiesta de la Sagrada Familia,  al proclamar el año 2021 como año especial de la familia recordemos…

Por ello, el Papa dijo que “a imitación de la Sagrada Familia, estamos llamados a redescubrir el valor educativo del núcleo familiar, que debe fundamentarse en el amor que siempre regenera las relaciones abriendo horizontes de esperanza”.

“En la familia se podrá́ experimentar una comunión sincera cuando sea una casa de oración, cuando los afectos sean profundos y puros, cuando el perdón prevalezca sobre las discordias, cuando la dureza cotidiana del vivir sea suavizada por la ternura mutua y por la serena adhesión a la voluntad de Dios”, señaló.

La familia evangeliza con el ejemplo de vida

De este modo, el Santo Padre afirmó que “la familia evangeliza con el ejemplo de vida” porque “se abre a la alegría que Dios da a todos aquellos que saben dar con alegría” y, al mismo tiempo, “halla la energía espiritual para abrirse al exterior, a los demás, al servicio de sus hermanos, a la colaboración para la construcción de un mundo siempre nuevo y mejor; capaz, por tanto, de ser portadora de estímulos positivos”.

Sin embargo, el Papa reconoció que “en cada una de las familias hay problemas y en ocasiones se discute” por lo que alentó a no concluir el día “sin hacer las paces”.

“Antes de terminar el día, hacer las paces, ¿sabes por qué? porque la guerra fría del día siguiente es muy peligrosa, no ayuda, y después en familia hay tres palabras de cuidar siempre: permiso, gracias, perdón”.

En este sentido, el Santo Padre destacó la importancia del decir “permiso” para no invadir la vida de los otros; decir “gracias” para agradecer siempre las muchas ayudas los muchos servicios que se reciben en la familia, porque “la gratitud es la sangre del alma noble”; y después “la más difícil de decir: perdón, porque nosotros siempre hacemos cosas feas, y muchas veces alguno se siente ofendido, discúlpame, perdón”.

Continuemos celebrando en familia con gran gozo estos 70 años de historia, de huella indeleble, de grandes recuerdos, en pocas palabras, de la presencia de Dios en el Instituto La Milagrosa.

Gracias.

Bachillerato Técnico  con  Especialidad en Comercio

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this